1. AVENTÚRATE A ORAR

Todos en algún momento hemos tenido experiencia de oración: hemos sentido su llamada, lo hemos intentado muchas veces y quizás nos hemos desanimado. "Es difícil", "no sé cómo hacer", "no tengo tiempo", "no encuentro el lugar tranquilo", "no consigo concentrarme"...

2. ¿QUÉ ES LA ORACIÓN?

Hoy en día hay una gran confusión entre lo que es y lo que no es oración. Parece como si en el “saco” de la oración pudiese entrar de todo: silencios, lecturas, textos, charlas, expresiones corporales, relajaciones... 

3. ¿POR QUÉ ES IMPORTANTE ORAR?

Desde nuestra mentalidad utilitarista, estamos acostumbrados a pensar que las cosas valen en función de su eficacia y utilidad. Y con frecuencia corremos el peligro de aplicar este razonamiento a la oración, valorándola en función de lo que me aporte, de la “utilidad” que tenga para mi vida.

4. IMPEDIMENTOS PARA ORAR

Todos estamos convencidos de la importancia de la oración. Lo sabemos de sobra...  Y sin embargo, siempre arrastramos la sensación de que oramos poco, menos de lo que debiéramos o quisiéramos...

5. REQUISITOS PREVIOS A LA ORACIÓN

Mucha gente no avanza en la oración por descuidar la preparación previa. Hay veces en que, al querer orar, te encontrarás sereno. En este caso no necesitas ningún ejercicio previo. Sin más, concéntrate, invoca al Espíritu Santo, y ora. Otras veces, al inicio de la oración, te sentirás tan agitado y disperso que...

Please reload