IMPEDIMENTOS PARA ORAR

Todos estamos convencidos de la importancia de la oración.

Lo sabemos de sobra...  Y sin embargo, siempre arrastramos la sensación de que oramos poco, menos de lo que debiéramos o quisiéramos. Y cuando nos ponemos a ello, descubrimos que nos cuesta mucho orar, que no nos sale de manera natural, que orar supone esfuerzo, dedicación, paciencia y aprendizaje.

 

Por ello no está de más empezar por reconocer que en nuestra sociedad y en nuestra vida hay muchos aspectos que no nos ayudan:

 

Dificultades desde la sociedad:   

- la mentalidad utilitarista

- la mentalidad consumista

- la mentalidad hedonista

- la mentalidad inmediatista

- la mentalidad materialista

- el ritmo y estilo de vida que llevamos

Dificultades desde la vida de fe:

 

- lo difícil de la oración, que pide un aprendizaje

- la falta de modelos de personas de oración

- las experiencias frustrantes a la hora de orar

- las imágenes deformadas de Dios

- el desconcertante “silencio” de Dios

Please reload