71899958_2367532393575106_6826609380348133376_n.jpg

NUESTRO CARISMA

El carisma es el don que Dios ha dado a nuestros Fundadores para  vivir el evangelio y ellos  a su vez nos lo han transmitido.

Estamos llamadas a vivir siempre en actitud de disponibilidad, abiertas a las necesidades de tiempos y lugares, en la realidad concreta de una comunidad.

PRESENTADAS COMO MARÍA NIÑA

PRESENTADAS COMO MARÍA NIÑA

Como María vivimos sus actitudes, "presentadas a la voluntad de Dios" con disponibilidad, pobreza, servicio, alegría, sencillez, y humildad.

CONTEMPLATIVAS Y ACTIVAS

CONTEMPLATIVAS Y ACTIVAS

Con el corazón puesto en Dios y en los hermanos, nuestro impulso es la oración, y la misión es nuestra apasionante tarea. Intentamos compaginar cada día la vida de oración y la misión apostólica. La contemplación nos ayuda a mirar el mundo con la mirada de Dios, y la misión nos mueve a la oración en la que presentamos las realidades del mundo.

EN COMUNIDAD DE HERMANAS

EN COMUNIDAD DE HERMANAS

El vivir como hermanas de una misma familia religiosa nos hace ser fieles, fecundas y felices, siguiendo a Jesús, en el servicio a los hermanos. Nuestros Fundadores nos pedían: "Ante todo habrá entre vosotras vida común, la más perfecta"

MISIONERAS DEL EVANGELIO

MISIONERAS DEL EVANGELIO

Somos mujeres libres, arriesgadas y disponibles para salir donde el Señor y la Iglesia nos envíen a anunciar la buena noticia del evangelio. Esta misión se concreta por medio de la enseñanza y la evangelización de la cultura y transmisión de la fe.

DESEO DE SANTIDAD

DESEO DE SANTIDAD

Nuestra aspiración más profunda es vivir sólo para Dios, que se traduce en vivir su voluntad en lo sencillo de cada día.