UNA HISTORIA DE AMOR

Hace unos cuarenta años comenzó una historia maravillosa, el Señor me llamó para seguirle en la vida religiosa, me demostró su gran amor y yo le dije que sí que quería seguirle.

Comencé mi formación y le fui conociendo cada día mejora Él y a las hermanas de la Presentación, al terminar la formación, hice mi consagración al Señor un 18 de abril de 1983.

Han sido unos años de entrega incondicional en los que he tenido luces y sombras, pero nunca me ha faltado la alegría, Él siempre ha estado a mi lado dándome su gracia y su amor.

He tenido muchas misiones: Caracas, Barinas, Ciudad Ojeda, Palmarito (Venezuela) y Bogotá (Colombia) en todas ellas he encontrado niños, jóvenes y adultos sedientos de la Palabra de Dios, de un mensaje de esperanza o sencillamente con la necesidad de ser escuchados.

Mi vocación es el mejor regalo que he recibido de Dios, ya que me ha dado la posibilidad de entregarme en servicio al hermano y descubrir la grandeza de su amor.  

GRACIAS SEÑOR POR EL DON DE M VOCACIÓN

Please reload